errores dublin

6 errores que cometerás al visitar Dublín por primera vez

La primera vez que visitas una ciudad hay muchas cosas que resultan nuevas y en Dublín no va a ser una excepción. Desde el transporte público a los pubs tienen sus usos y costumbres locales.

Para que, al menos, vayas avisado de algunas de ellas, aquí van una serie de errores y problemas comunes que puedes tener en un primer viaje a Dublín.

1.- No tener el adaptador de enchufes adecuado

Los enchufes en Irlanda no tienen nada que ver con los de Europa Continental, sino que siguen el estándar que se utiliza en el Reino Unido o en Malta: en lugar de tener dos cilindros, cuentan con tres patillas rectangulares. Esto hace que no podamos utilizar los aparatos eléctricos que llevemos desde casa en los enchufes irlandeses sin la ayuda de un adaptador.

No son muy caros, ni difíciles de conseguir. Podrás encontrarlos en cualquier ferretería o pequeño bazar o tienda de hogar. Pero sí que te pueden suponer un trastorno a la llegada si tienes que cargar el móvil o el ordenador urgentemente. Como ayuda al viajero, muchos de los hoteles y casas de huéspedes pueden disponer también de un enchufe de estándar europeo en el cuarto de baño, más pensado para afeitadoras y secadores que para otro tipo de aparatos, pero que en el peor de los casos puede sacarte de un apuro.

El voltaje eléctrico en Irlanda es el mismo que en el resto de Europa, por lo que no hay problema de mal funcionamiento de los aparatos. Tan solo recuerda que si compras algún aparato que necesite conexión a la red eléctrica en Irlanda, tendrás que cambiar el enchufe a tu regreso.

enchufes irlanda

Tipo de enchufe que se utiliza en Irlanda.

2.- Prestarte voluntario a conducir sin ser un conductor experto

En Irlanda se conduce por la izquierda, lo que supone todo un desafío para los conductores continentales, acostumbrados a hacerlo por la derecha. No solo eso, sino que si alquilas un coche en Irlanda, te lo van a dar adaptado a esta circunstancia -es decir, con el volante en el lado izquierdo-.

Cuando he acompañado a algunos conductores expertos han reconocido que les ha costado un poco la adaptación -sobre todo al hacer giros, en cruces y rotondas-, pero han podido manejarse bien. Sin embargo, para conductores novatos, poco expertos o que tengan cierta desconfianza al volante, el cambio puede suponer un desafío demasiado estresante.

Las carreteras que comunican las principales ciudades de Irlanda son buenas, pero no se puede decir lo mismo de las que nos llevan a algunos parajes naturales especialmente turísticos. En ese caso, nos encontraremos con carreteras estrechas, bacheadas, con curvas y -en muchas ocasiones- húmedas por la lluvia.

Quizá si no te sientes seguro con estos dos factores es mejor que no te lances a las carreteras irlandesas y te unas a algunas de las muchas excursiones organizadas que ofrecen decenas de empresas en Dublín.

3.- Salir demasiado tarde y que la noche se te acabe en lo mejor

Experimentar el ambiente de pubs en Dublín es una experiencia fantástica. No obstante, los pubs del centro de la ciudad suelen cerrar a las dos y media de la madrugada, por lo que la vida nocturna de la ciudad empieza bastante pronto.

temple bar dublin noche

Temple Bar es una de las zonas de ocio nocturno más animadas de Dublín.

Si quieres disfrutarla al máximo, cena pronto y no esperes demasiado tiempo antes de empezar a recorrer los pubs. Si retrasas demasiado tu hora de salida, corres el riesgo de que los bares cierren cuando tú estés aún en lo mejor de la noche.

4.- Mirar al lado correcto al cruzar la calle

Puede parecer una tontería, pero es una causa relativamente habitual de atropellos en una ciudad donde el tráfico ya es por sí bastante caótico. Como en Irlanda se conduce por la izquierda, a la hora de cruzar una calle, los coches vendrán por… nuestra derecha, en lugar de por la izquierda a la que estamos acostumbrados en el continente. Si vamos distraídos, es muy habitual que miremos al lado al que estamos acostumbrados y acabemos llevándonos un susto.

Es cierto que en muchos cruces de Dublín hay marcas en el suelo de la calzada que te recuerdan que mires al lado izquierdo, pero nunca está de más extremar las precauciones.

5.- Intentar seguir el ritmo de bebida de un local en un pub

Los irlandeses suelen ser gente amable y aficionados a entablar conversación con otras personas en cuanto llevan un par de cervezas encima. Por tanto, si vas a los pubs por la noche- no confundamos con los clásicos pubs de barrio con los parroquianos habituales en silencio viendo las carreras de caballos por televisión-, no será raro que alguien socialice contigo.

Eso está muy bien, pero ten cuidado con intentar seguir el mismo ritmo que llevan ellos. Beben mucho y muy rápido -y las escenas en las calles a la hora de cierre de los pubs lo atestiguan-, y los que no estamos acostumbrados es mejor que vayamos a nuestro ritmo.

6.- No tener cambio para el autobús

autobuses dublinPagar el autobús con dinero en efectivo no es lo más cómodo que podemos hacer en Dublín. Necesitaremos llevar el importe exacto (y en monedas, ya que no admiten billetes), porque el conductor no nos da cambio. Nos permitirá pagar de más, pero en lugar de darnos dinero de vuelta nos dará un bonito recibo que podremos canjear -presentándolo conjuntamente con el billete- en las oficinas centrales de la empresa de autobuses de O’Connell Street por el cambio que nos corresponda. Como podréis comprender, dada la “facilidad” con la que se devuelve y la “importancia” de las cantidades, la mayor parte de esos recibos nunca son canjeados.

La recomendación es llevar siempre encima algún billete precomprado (se venden en las tiendas de conveniencia) y utilizarlo cuando sea el momento.

7.- Ir en hora punta al aeropuerto en las líneas urbanas de autobús y acabar perdiendo el vuelo

Puede que los más ahorrativos estén pensando en utilizar algunas de las líneas ordinarias del transporte público de Dublín para ahorrarse unos euros utilizándolas en lugar de los servicios rápidos del Aircoach o el más modesto Airlink.

Normalmente, suele ser una buena idea para economizar, pero hay que tener en cuenta que estos autobuses recorren calles estrechas de la zona norte de la ciudad en su ruta al aeropuerto y, en caso de atasco -algo habitual en horas punta-, el tiempo normal de viaje se puede prolongar mucho más de lo esperado… hasta hacerte perder el vuelo.

Cuidado que lo barato puede acabar saliendo caro.

8.- Animarte a circular en bicicleta y que te la roben

No es extraño circular en bicicleta por Dublín, pese a la lluvia y al tráfico. La ciudad es bastante plana y, quien consiga superar el miedo a la carretera, podrá ir salvando los atascos mejor que yendo en autobús. Es tentador que un amigo local te deje una bicicleta, pero cuidado donde y cómo la dejas. Los robos son frecuentes.

Artículos más recientes

dublin en un dia

Qué ver en Dublín en un día

Los atractivos turísticos de Dublín están concentrados en un espacio bastante reducido, con lo que es una ciudad bastante fácil de visitar en un día. Aquí os damos una sugerencia de ruta y de cosas que ver y hacer durante una estancia por tan poco tiempo.

Dublin Howth

Howth: El legado vikingo de la bahía de Dublín

Howth es un pequeño pueblo situado al norte de Dublín, con tradición pesquera. Allí podemos visitar el castillo, las ruinas de la Abadía y contemplar los paisajes naturales desde su faro o la colina que domina al pueblo. Si vamos en verano, también podremos visitar la isla del Ojo de Irlanda.

belfast turismo

Qué ver en Belfast

Belfast, la capital de Irlanda del Norte marcada en su pasado más reciente por la lucha entre comunidades católicas y protestantes, se reinventa y tiene mucho que ofrecer al mundo. De su historia política quedan los murales y de su futuro tiene también otras muchas cosas que mostrar.